fbpx

La Felicidad y la Fidelidad de los Clientes ¿Van juntas?

Perfecto
Un cliente perfecto, ¿existe? 
22 junio, 2017
Crisis
5 sugerencias para manejar una crisis con los clientes
20 julio, 2017
Mostrar todo

La Felicidad y la Fidelidad de los Clientes ¿Van juntas?

Felicidad

Realmente estas dos palabras tienen unos significados se pueden conectar en algún punto de sus definiciones. Si la felicidad es un estado de ánimo por disfrutar de algo bueno, la fidelidad es la constancia en una idea, y una cosa lleva a la otra y a la inversa. La felicidad nos lleva a ser constantes y la fidelidad nos lleva a disfrutar.

Crear Felicidad para obtener Fidelidad

Tenemos que proponernos llegar a conseguir el estado de felicidad necesario en los clientes para poder recoger la recompensa de su fidelidad. Los clientes llegan a nuestro establecimiento, ya sea online u offline, porque buscar algo que nosotros le podemos ofrecer, debemos de hacerlos felices desde el primer momento

¿Por qué no hacerlos felices con alguna promesa? Esta sería la primera opción que podemos proponer para que un cliente que se acerca a nuestro negocio vea un reclamo interesante para poder sentirse feliz. Siempre hay que saber lo que se promete, en este caso podríamos estar hablando de una promoción o descuento inicial, por ejemplo.

Hay que ser conscientes de que todas las promesas que se hagan se deben cumplir, pero si este aspecto se tiene claro y hay posibilidades de hacerlo, los clientes se sentirán felices y, si somos cumplidores, serán fieles también.

Otro punto de la felicidad de los clientes es saber que pueden contar con alguien en cualquier momento, aunque establezcamos unos límites de horario, debemos responder a todas sus peticiones, quejas o consultas, nunca esquivar el encuentro.

Este aspecto le dará al cliente una muestra de nuestro compromiso y aumentará su grado de felicidad con respecto a nuestra marca. Lo más probable es que, si mantenemos este contacto en cualquier circunstancia que se produzca con el cliente, este sea fiel a nuestro producto o servicio.

Algunos ejemplos de cómo hacer feliz a un cliente los podemos ver en el viaje del cliente.

Profesionalidad y recompensa

Aunque parezca que el primer término se aleja de la felicidad de los clientes, todo es importante, y la versión de nuestro negocio que muestra la profesionalidad con la que se pueden hacer las cosas, lo transparentes que seamos en las operaciones con el cliente, en el trato que les estamos ofreciendo, nos dará una óptica de los clientes que sumará puntos a la felicidad de los mismos.

Hay que hacer ver que son la pieza fundamental de nuestro negocio y, aunque nos cueste, hay que ser profesionales al máximo, una buena práctica de esto sería no dejar al cliente esperando una respuesta todo un fin de semana. Si por alguna circunstancia nos necesita un viernes, hay que procurar darle una solución o lo más parecido para conseguir mantener el grado de felicidad que necesitamos del cliente.

Si conseguimos estar a la altura de lo que el cliente espera de nosotros y percibimos esa felicidad que esperamos, debemos conseguirle una recompensa. Ahora el cliente es feliz, aun así, esperará siempre más de nosotros. La tarjeta fidelización (FidelCity) puede ser una buena oportunidad de mostrarle un camino para obtener una recompensa cuando está feliz de contar con nosotros.

Ofrecer algún tipo de recompensa por su fidelidad, aumentará el nivel de felicidad y, en consecuencia, seguirán siendo fieles a nuestro negocio. Propuestas de recompensa cómo  la tarjeta de fidelización en la que se puede incluir un descuento adicional o puntos extra pueden ser la muestra que necesita el cliente para confiar en nuestro producto o servicio.

Seguimiento y Agradecimiento

A todo lo anterior se debe añadir el seguimiento de todo lo que los clientes hacen en nuestro negocio. Hay que obtener un feedback para poder mejorar lo que les rodea. Saber cómo se sienten con la experiencia que han obtenido en nuestro negocio es fundamental para poder ofrecer una mejora de su felicidad.

Estar pendientes de su evolución y enviar mails o mensajes para obtener mayor satisfacción de los clientes ofreciéndoles lo que buscan, no lo que nuestra empresa piensa que necesita.

Lo último que se podría hacer es tener muestras de agradecimiento siempre que surja la oportunidad. Esos momentos en los que el cliente ha contado con nuestro servicio o ha adquirido nuestro producto es cuando se debe estar ahí para hacerle ver que somos agradecidos.

Aquí podemos volver al uso de la tarjeta de fidelización que nos puede permitir controlar estos avances y, de esta manera, poder manifestarle estos agradecimientos y añadir cualquier otra acción interesante para el cliente que le haga sentirse feliz y fiel a nuestra marca.

¿Crees que puedes hacer felices a tus clientes y así mantener la fidelidad en tu negocio? ¿Se te ocurre alguna acción más que pudieras añadir? Estamos aquí para escucharte y poder ofrecerte ideas.

La tarjeta de fidelización Fidelcity está a tu disposición, solo tienes que contactar con nosotros y la felicidad y fidelidad de tus clientes será una única palabra.

Abrir chat